Consejos para conseguir el resultado perfecto de un lavavajillas industrial.

 

 

1.-Medir la presión dinámica del agua de la red en el grifo de acometida.

El hecho de que  en la acometida de la máquina de café haya una presión de 3 bar, no significa que tenga igual presión en el grifo de acometida del lavavajillas.

La presión dinámica debe estar entre 2 y 4 bars.

Más de 4 bar el agua se vaporiza y no aclara bien.

Menos de 2 bar puede tener un aclarado defectuoso, o no tener suficiente presión para aspirar abrillantador.

 

2.-Calidad del agua.

Dureza (Cal) y conductividad

Agua ideal: pH 7, 7 º franceses de dureza y de 0 a 50 micro siemens de conductividad con agua a 20ªC.

Utilizando medidores de conductividad o sólidos disueltos, es posible obtener con muy buena aproximación, el valor de la dureza del agua, incluso en grados franceses (1 of = 10 ppm de CaCO3),pues la dureza del agua está determinada por la concentración de carbonato de calcio (CaCO3), la que constituye el 90% aproximadamente de los sólidos disueltos en el agua

Dividiendo por 20 las medidas en μS/cm, se obtiene el valor de dureza del agua en grados franceses.

 

El agua se debe tratar a partir de 15º franceses de dureza.

La conductividad excesiva del agua puede provocar corrosión en el acero inoxidable y en las resistencias.

PH del agua.

Menor de 7 aguas ácidas.

Entre 7 y 14 aguas alcalinas.

El ph del agua de la cuba con detergente debe estar entre 11 y 14.

Las aguas ácidas son peores que las alcalinas.

Lo ideal, ph neutro de 7, lo cual es imposible.

Los depuradores de resina o descalcificadores disminuyen la cal en el agua, bajan la dureza, pero aumentan la salinidad y multiplican la conductividad.

 

3.- Dosificación correcta de jabón y abrillantador.

El jabón introduce alcalinidad en el agua de la cuba y duplica su conductividad.

El tipo de jabón y su dosificación depende de la calidad del agua.

Antes de elegirlo, hay que saber con que tipo de agua estamos tratando.

La conductividad excesiva del agua puede provocar corrosión en el acero inoxidable y en las resistencias.

 

Elección del abrillantador:

 Aguas duras, abrillantador ácido.

Aguas blandas, abrillantador neutro.

 

4.-Verificar la renovación del agua de la cuba.

Hay que medir periódicamente la dureza y conductividad del agua de la cuba con suciedad normal y con jabón y abrillantador para conocer las características exactas del agua de lavado.

Si el agua de la cuba esta como grasienta, es que la dosis de jabón es excesiva, y además hay que renovar el agua de la cuba con más periodicidad.

Poco abrillantador, gotas en la vajilla, vajillas muy húmedas.

Hay que procurar que el abrillantador esté cerca del lavavasos.

Si en la acometida del lavavasos, tenemos 2 bares, el aclarado puede ser óptimo, pero si el contenedor del abrillantador está lejos de la máquina, entonces puede no llegar el abrillantador al

dosificador.

Mucho abrillantador, velo en los vasos, platos sin secar con una fina película como de grasa.

 

5.- Temperatura de trabajo, lo ideal es 55 o 60º en cuba y 75 en boiler.

Para vajilla mixta.

Solo Para los vasos, 50º en cuba, 65º en calderín.

Solo Para platos, 65º en cuba 85º en calderín

6.-Verificar el correcto funcionamiento de la bomba de lavado.

 

7.-Verificar la limpieza de los brazos de lavado y aclarado. Procurar que estén en correcto estado.

 

Buenos consejos ofrecidos por el sat de Colged.